En esta sección encontrarás preguntas frecuentes sobre cómo hacer incidencia sobre políticas educativas incluyentes. Si después de recorrer el sitio sientes que hay dudas sin responder, envíanos un mensaje >>.

OSIEG es una sigla que resume la expresión: orientación sexual, identidad y expresión de género. Se usa como alternativa a LGBT (lesbiana, gay, bisexual y trans), para referirse a las identidades de todas las personas.

La intimidación, acoso o bullying a niños y niñas por orientación sexual, identidad y expresión de género (OSIEG) se da en el ambiente escolar entre pares o de adultos a estudiantes, cuando una de las partes ejerce presión sobre otra por sus características físicas o su identidad. En este caso, una persona puede identificarse o ser percibida como lesbiana, gay, bisexual, trans u otro y esto puede ser asumido por otros como una amenaza a las normas sociales o el statu quo. En tal caso, muchos niños, niñas y adolescentes sufren acoso y violencia específicamente por su identidad y el acoso escolar les reprime su libertad de desarrollo, de expresión y afecta su rendimiento y su permanencia en la escuela.

En 1959 se aprobó la Declaración del los Derechos del Niño por los 78 Estados miembro de la ONU. Desde entonces, ha habido subsecuentes declaraciones y convenciones que protegen la libertad de expresión de los niños y niñas, su derecho a la educación, entre otros. Si bien aún no existe una convención específica para la prevención del acoso escolar por razón de la orientación sexual e identidad de género (OSIEG) de los/las estudiantes, el Llamamiento Ministerial de la UNESCO en 2016 es un avance importante para que los países se comprometan a atender esta problemática. Visita la página “Legislaciones y convenciones” para conocer detalladamente la historia del reconocimiento de los derechos de los niños y niñas.

Sí. En 2016, siete países de América latina llevaron a cabo una encuesta regional para conocer las percepciones y experiencias de estudiantes LGBTI de 13 años en adelante en sus escuelas. Puedes encontrar estos y otros informes acá >>.

También puedes consultar los informes de UNESCO sobre acoso y violencia escolar acá >>.

Primero, documentar casos de discriminación hacia niños, niñas y adolescentes LGBT. Entre más ejemplos tengas, mejor.

Segundo, revisa los acuerdos internacionales para saber si tu país ha firmado alguno de ellos.

Tercero, utiliza las cifras de discriminación que ya han recogido otros países para sustentar la gravedad e importancia del problema.

Cuarto, busca aliados/as dentro y fuera de las escuelas, a quienes les interese el tema de la educación y puedan ayudarte a poner el tema en la agenda pública. Coordina con organizaciones y/o activistas locales.

Quinto, busca historias que puedan publicarse en la prensa y en medios amigables con la diversidad y la inclusión

En lugares muy conservadores siempre es mejor hablar de respeto por la diversidad en general. Hay ambientes en los que resulta más fácil hablar de respeto por todas las personas sin distinción, en lugar de entrar en detalles para hablar de género, etnia, orientación sexual o identidad de género. Se trata, entonces, de empezar por fortalecer el respeto hacia cada una de las personas que conforman la comunidad educativa.

Compartir: